domingo, febrero 24, 2008

Al final

Cuando se hayan secado las aguas,
destruidos los suelos, y no haya oxigeno
por haber despalado los bosques nos daremos cuenta:
¡De que el dinero no se come!

Foto de: Byron Corrales
Publicar un comentario